Santa Orosia o Eurosia, historia, vida y fecha festiva

Santa Orosia o Eurosia fue en vida una joven ofrecida en casamiento a un príncipe. Sin embargo, no conoció hombre, ya que en el camino fue asesinada atrozmente. Si quieres saber por qué no pudo encontrarse con su esposo y cómo fueron sus vivencias, su proceder y su horrible muerte causada por invasores, continúa con tu lectura.

¿Quién es Santa Eurosia?

biografia de Santa Orosia o Eurosia

Santa Eurosia es la “Patrona de la montaña” y el refugio de todos los que a ella rinden devoción. Su cuerpo decapitado se conserva en la catedral de Jaca. Fue dada en casamiento a un príncipe, sin embargo, las atrocidades de los invasores no lo permitieron, por lo que es venerada como virgen y mártir.

Historia, vida y biografía de Santa Orosia

El nacimiento de Santa Orosia tuvo lugar en el año 864 como hija de un duque de Bohemia. A una edad muy temprana quedó huérfana de padre y madre; su madre fue la primera en morir. Existe una leyenda que cuenta que nuestra venerada era una princesa en la ciudad de sus progenitores, sin embargo, los hagiógrafos han hecho diversas modificaciones al transcurrir el tiempo.

Se han perdido documentos relacionados con su historia, sin embargo, aún existen algunos registros. En la época de los 50, Antonio Durán Gudiol hace una reconstrucción de los resúmenes del siglo XVI pertenecientes a la diócesis de Huesca y Tarragona, entre los cuales se encuentran himnos medievales que mostraban el semblante de Santa Eurosia; características distintas a las que dicen algunas biografías.

Estos relatan que Orosia o Eurosia rechazó un matrimonio que había sido acordado y prefirió irse al monte Yebra a hacer vida de ermitaño. Aquí fue víctima de una mortal matanza debido a uno de los episodios de guerra que se suscitaron en la región fronteriza. En 968, fue reconquistado el castillo de Yebra, por lo que es muy probable que Santa Orosia haya sufrido el martirio.

Las reliquias que le pertenecían, quedaron en manos de los ermitaños que se encontraban en la montaña, los cuales los cuidaban y veneraban junto con la población local. Posteriormente, fueron llevadas a la ciudad de Jaca.

Esto sucedió en el año 1063, cuando la misma pasó a ser la capital de Aragón. Aunque las críticas que comenzaron luego de la obra de los bolandistas han dicho que la teoría de que se trató de una princesa es falsa, esta es la leyenda que ha ganado más popularidad.

Leyenda

La joven Dobroslava gozó de un gran recibimiento por parte del duque Boriboy y su amada esposa. Estos la trataron siempre como si fuese su propia hija. La familia siempre se encargó de que la fe cristiana se difundiera por toda la región. Como parte de su devoción, bautizaron a Orosia en Dobroslava. Desde este momento le fue dado el nombre de Eurosia, el cual era de origen griego.

Estos fueron días agradables en los que la joven se caracterizó por ser bondadosa y altruista. Sin embargo, los momentos de paz terminaron cuando el poder fue tomado por los checos, quienes desterraron a la familia. Gracias a San Metodio, después de un tiempo pudieron regresar sin ningún problema.

En el 880, San Metodio fue a Roma a ver al Papa Juan VIII llevando un caso difícil sobre sus espaldas; encontrar una esposa honorable para el Conde de Aragón. Este muchacho era el heredero al trono y estaba verdaderamente comprometido a luchar contra los invasores sarracenos.

El Papa pidió a San Metodio que le ayudara y este no dudó en pensar en la joven Eurosia. Metodio regresó a Bohemia acompañado de una embajada de Aragón y recibió aprobación por parte de Santa Eurosia y del duque. Santa Eurosia vio la intervención hecha por el papa como un plan del supremo, por lo que dejó un poco su determinación de tener una dedicación total a Cristo.

Tortura y muerte

La joven debía conocer a su esposo en Jaca, sin embargo, algunos invasores que estaban siendo comandados por Aben Lupo, supieron de la noticia y esperaban en un tramo al grupo para capturar a la muchacha y retenerla. La información llegó rápido y se escondieron en la montaña. No obstante, el bandido (el jefe del grupo invasor) logró encontrarlos y pidió a la joven que renunciara a su fe en Cristo y olvidara a su esposo para unirse con él.

La princesa se opuso a sus peticiones de renunciar a su fe y a su esposo. Sin embargo, el bandido no se quedó con los brazos cruzados, además de dar la orden de matarlos a todos, persiguió a Santa Orosia que había escapado gracias a los actos heroicos de algunos de los de su grupo. Al ser hallada sufrió una muerte espantosa; sus pies y sus manos le fueron amputados.  

A pesar de esta atrocidad, se puso de rodillas mirando hacia el cielo y emitió rezos. Al mismo tiempo, las nubes se imponían en los valles y un relámpago cayó cerca de Santa Orosia que alzaba sus muñones ensangrentados hacia las alturas con orgullo, pero el mismo no le hizo daño alguno. Todos sentían terror, sin embargo, el jefe de los bandidos, de igual manera dio la orden de que la decapitaran, y así lo hicieron.

En el momento de recibir el golpe final, Santa Orosia alzaba sus muñones e inclinaba su cabeza en oración. Tenía tan solo dieciséis años cuando esto sucedió. Después del suceso, cayeron furiosos granizos, relámpagos y truenos que ensordecían a cualquiera, se escucharon rugidos del agua y llegaron fuertes vientos al lugar. Todos huyeron aterrados y los restos de Santa Orosia fueron encontrados años después por un pastor de nombre Guillén.

Fecha festiva de Santa Orosia o Eurosia

La fiesta de Santa Orosia es celebrada en Yebra y Jaca. Cada 25 de junio, los feligreses se reúnen para recordar las cosas que esta venerada fue capaz de hacer por causa de la fe y la misión que le fue encomendada por Dios al momento de su muerte, que fue la de sofocar tormentas en donde su nombre fuese invocado.