Santa Diana, historia, vida y fecha festiva

Santa Diana fue en vida una verdadera cristiana que supo cómo luchar por hacer valer sus ideales. A pesar de la oposición de sus padres y del maltrato que recibió de los mismos debido al empeño en convertirse en monja, nunca se rindió y terminó convenciéndolos. Si quieres saber cómo lo hizo y deseas conocer más sobre su vida, obra y muerte, continúa tu lectura y presta atención a los detalles.

¿Quién es Santa Diana de Andaló?

biografia de santa diana

Santa Diana era la única hija de los Andaló, familia que se encontraba en Bolonia (Italia). Demostró desde joven su deseo de fundar un convento para convertirse en monja junto a otras jóvenes que tuvieran la misma vocación. A pesar de que su situación era bastante difícil puesto que sus padres se oponían a que se convirtiera en religiosa, se caracterizó por ser una persona paciente y con una fe ferviente que nunca quiso abandonar.

Incluso, fue capaz de soportar los maltratos de sus propios familiares y aun así seguir con sus ideales sin importar si tenía que volver a pasar por el difícil momento de ser sacada por la fuerza del convento. Debido a sus ruegos y sus grandes esfuerzos por ver materializados sus deseos, terminó convenciendo a sus padres quienes a la final la apoyaron.

Historia, vida y biografía de Santa Diana

Diana de Andaló es una de las figuras más simpáticas de la Orden. Fue colaboradora de Reginaldo (un beato) en la formación del convento de Bolonia. En el 1219, cuando decidió buscar un lugar más amplio para la realización de sus actividades devotas, escogió con especial esmero la región de Bolonia porque tenía el presentimiento de que su universidad iba a proveerle las reclutas que requería.

No tuvo ninguna clase de dificultad para establecer su monasterio. Sin embargo, tuvo que lidiar con la molestia de la familia d’Andalo que estaba conformada por los propietarios del terreno que se había elegido para la obra. Finalmente los d’Andalo consintieron el hecho motivados por las súplicas de Diana quien era hija única de la familia y una chica muy piadosa que escuchaba las prédicas con detenimiento y se preocupaba por los más frágiles.

Un Domingo Santo, Santa Diana hizo sus votos prácticamente en secreto. Estos prometían que conservaría su virginidad y se comprometería con la causa religiosa y comenzaría a ejercer sus labores lo más pronto que le fuese posible. Específicamente, cuando pudiera contrarrestar las actitudes contrarias de sus padres que no la apoyaban en esto.

Diana de Andaló permaneció morando en su casa por un tiempo. Como sus padres no estaban de acuerdo con su religiosidad, se levantaba muy temprano, antes del alba a realizar sus rezos y colocar sus propias penitencias como una verdadera devota. A pesar de tener que hacerlo de esta manera, tenía fe de que no habría mayor dificultad para convencerlos de que fundaran un convento en el que pudiera ella también ingresar.

El convento en Roxana

Contrariamente a lo que pensaba, al hablar a su padre acerca del tema, el mismo se negó rotundamente a apoyar la idea. Le disgustaba en gran manera que la chica fuera religiosa. Debido a esto, decidió buscar por sí misma la materialización de su deseo. Con la excusa de visitar a algunos amigos, va a Roxana, es entrevistada por la canonesa de las hermanas agustinas. Fue tanto lo que le rogó, que acabó convenciéndola de que le colocara el velo.

Sus familiares no tardaron en enterarse, y cuando esto sucedió se dirigieron hacia Roxana para entrar al convento y sacarla de allí, en contra de su voluntad si era necesario. De hecho, tuvieron que forcejear para poder hacerlo, y los métodos que emplearon fueron tan violentos que en la trifulca le destrozaron una costilla. Pero de igual manera la obligaron a salir del lugar a rastras.

Aceptación de sus familiares

Después de llevarla a casa, la encerraron bajo llaves. No obstante, esto no ocasionó que quien en este momento es conocida como Santa Diana se rindiera y abandonara su deseo de servir a Dios y ser monja. Al recuperarse de los golpes que había recibido de sus propios familiares se escapó del lugar y regreso al convento en Roxana.

A partir de ese momento, su familia no volvió a intentar sacarla de la idea de entregarse a la religión y al servicio. Por el contrario, todos aceptaron y respondieron luego muy bien a los deseos de Diana. El beato Jordán supo ganarse totalmente la voluntad y la confianza del Sr. d’Andalo, a tal punto que en conjunto decidieron fundar un convento pequeño donde pudieran morar monjas dominicas.

En el año 1222 Santa diana fue instalada allí en compañía de 4 muchachas más. Como carecían de experiencia en la vida religiosa, decidieron contactar a cuatro monjas pertenecientes al convento de San Sixto en Roma para que fuesen sus instructoras. Dos de las hermanas guías (Amata y Cecilia) establecieron una importante conexión con Santa Diana (para ese momento “la hermana Diana”).

Muerte

El apego fue tal, que, de hecho fueron enterradas en la misma tumba que Santa Diana y también recibieron su beatificación al mismo tiempo, específicamente para el año 1891. Diana fallece el 10 de junio del año 1236, momento en el que contaba con tan solo 36 años de edad.

Fecha festiva de Santa Diana

El 10 de junio se celebra en el calendario el día de Santa Diana, una mujer ejemplar que luchó por demostrar que la fe cristiana vale más que cualquier cosa. Gracias a sus obras, muchas otras muchachas pudieron cumplir su deseo y rendirse al servicio de Dios sin ningún tipo de aspiración terrenal.

A veces nos alejamos de las cosas de Dios por situaciones tontas que pasan con nuestros hermanos, o por el hecho de que no nos gusta la forma de trabajar de nuestros compañeros y/o los sacerdotes que emiten la misa.

Santa Diana nos demuestra que podemos y debemos luchar por nuestros ideales cristianos a pesar de lo que suceda a nuestro alrededor. Desde joven pasó por cosas difíciles, pero nunca se rindió, por lo cual representa un gran ejemplo para todos los feligreses.