Santa Daniela, historia, vida y fecha festiva

Santa Daniela o Sor Daniela (Vicenta Achurra Gogenola) fue una persona justa y entregada a la causa religiosa. En conjunto con las Hermanas Carmelitas Misioneras, dedicó su vida al cuidado de los enfermos y al servicio de los pobres. A continuación te mostramos más acerca de su carácter y personalidad, trabajo y muerte.

¿Quién es Santa Daniela?

biografia de santa daniela

Santa Daniela (Vicenta Achurra Gogenola) hacía parte del grupo de las hermanas carmelitas que se encargaban de las misiones. Sus compañeras la recordaban como una persona jovial, trabajadora, excelente compañía y sumamente devota. Especialmente cuando se trataba del Sagrado Corazón de Jesús.

Durante los recreos de las formaciones hacía reír a los integrantes del curso imitando las voces de los predicadores que se encontraban de turno. Sin embargo, solía ponerse nerviosa muy a menudo, en especial cuando los trabajos se le cumulaban. Sin embargo, no tardó en darse cuenta de que había reacciones fuera de lugar debido a eso y se disculpó con sus superiores y amigas.

Si las jóvenes postulantes deseaban marcharse unos días de vacaciones, ella hacía todo por complacerlas. Su carácter, a pesar de que era un poco nervioso, también era amable. Una vez que la conocían, difícilmente querían separarse de ella, como en el caso de un enfermo que al principio no deseaba recibir su tratamiento y pasada una semana se negaba a que fuera reemplazada.

Historia, vida y biografía de Santa Daniela

Su nacimiento tuvo lugar en Bizkaia (Berriatúa) el 4 de abril de 1890. Formaba parte de una familia conformada por seis hijos, de la cual era la penúltima. Todos los integrantes de la misma eran pobres, pero tenían una marcada inclinación por las cosas religiosas. Tanto así, que el día siguiente de su nacimiento fue bautizada en la iglesia parroquial dedicada a San Pedro.

Cumplidos los 25 años, Santa Daniela tomó la decisión de consagrarse con las Hermanas Carmelitas Misioneras. En el año 1915 inició su noviciado en la Casa Madre de Gracia ubicada en Barcelona. Sus votos temporales fueron profesados el 16 de octubre del año 1916 y los permanentes o perpetuos, el día 17 de octubre del año 1921. Desde ese momento, se identificó con el nombre religioso de Sor Daniela de San Barnaba.

Inicio sus actividades misioneras en las comunidades ubicadas en Las Corts (Barcelona), específicamente en el seminario diocesano de Barcelona, en el Asilo de Badalona. Luego de esto, Santa Daniela se dispuso a demostrar su caridad con los enfermos de ceguera del Hospicio de Santa Lucía ubicado en Barcelona. Después de esta labor, regresó a Barcelona a la Casa Madre y prestó sus servicios a los enfermos de ese lugar.

En la persecución de la guerra civil

En el mes de Enero del año 1935, Santa Daniela regresó a su ciudad oriunda para ayudar a su madre que se encontraba en muy mal estado de salud. De vuelta a Gracia tenía un encargo especial: debía reunir a nueve jóvenes postulantes, y además acompañarlas en el largo viaje a Barcelona. El punto de encuentro fue la estación de Castejón, cerca de Zaragoza.

Durante el viaje, hizo todo lo posible para desaparecer la fatiga de los pasajeros: dirigió el rezo del Rosario y enseñó a los postulantes algunos cantos religiosos. Trató de desechar el pensamiento que se cernía entre ellos entre un canto y una oración: el martirio, debido a la complicada situación política de España y Barcelona.

La hermana Daniela les repitió varias veces a las niñas que no debían tener miedo. Y dijo: “Aunque seamos mártires, no importa”. Después de ese servicio, como se mencionó anteriormente, la Hermana Daniela pasó a cuidar a los ciegos en el Hospicio de Santa Lucía y a brindar atención domiciliaria a los enfermos. Residió en la casa madre, pero se dirigió a la cercana Pedralbes.

Durante unos meses, Santa Daniela se hizo cargo, con su hermana sor Gabriella de San Giovanni della Croce, del cuidado del mismo enfermo en Pedralbes: iban sin interrupción, de lunes a sábado, viajando en tranvía, incluso después del estallido de la guerra.

Martirio

El día 31 del mes de Julio de 1936 la familia de una de las enfermas invitó a las hermanas Daniela a salir del convento porque era un riesgo demasiado grande el hecho de volver a Gracia. Una de las monjas (la hermana  Gabriella) contactó con su prima que se encontraba de guardia en la farmacia de Boqué.

La prima le ofreció tanto a Gabriella como a Santa Daniela un escondite en su departamento que estaba contiguo a la farmacia. Se dirigieron al lugar disfrazadas lo mejor que pudieron para no ser descubiertas, pero tenían muy en claro que eran religiosas.

A pocos metros de llegar a la farmacia fueron interceptados por soldados milicianos. El conserje de la casa Boqué que las estaba esperando ordenó que uno de sus empleados persiguiera el coche, pero todos los esfuerzos fueron en vano. Poco después las monjas fueron fusiladas en la carretera de Rabassada, fuera de la ciudad.

Para ese momento, Santa Daniela tenía 46 años de edad y 20 años de servicio con las Hermanas Carmelitas. Su compañera tenía diez (10) años más y había servido al noviciado por 28 años. El día 1 de agosto, es decir, al día siguiente de lo sucedido, los cadáveres de Daniella, Gabriela y dos hermanas más fueron recogidos. Luego de la autopsia, fueron colocados en una fosa común.

Fecha festiva de Santa Daniela

El 21 de Julio se celebra en España el día de Santa Daniela, incluida en la causa de total 64 presuntos mártires. El 22 de junio de 2004, con un decreto del Papa Juan Pablo II fue declarada mártir junto con sus compañeras. En honor su memoria, a muchas de las niñas que nacen en estas fechas se les suele colocar su nombre.

Santa Daniela nació en una familia Vasca muy religiosa y decidió dedicar su vida al servicio de los pobres y necesitados. Su entrega fue tal, que no le importó el peligro que corría con tal de cumplir su misión. Y fue así como Sor Daniela terminó su estadía en este mundo terrenal; haciendo lo que Dios le había encomendado. Se trata de un gran ejemplo para todos los que le siguen.