Santa Berta, historia, vida y fecha festiva

Santa Berta, mejor conocida en la actualidad como “Patrona de Cavriglia” fue una persona de muy buenos principios y una marcada fe en el cristianismo. Su actitud era tan correcta que aun en vida era venerada por sus alumnas, quienes la veían como un ejemplo a seguir en su vida de religiosas. Si quieres conocer más acerca de sus vivencias, buenas obras y muerte, quédate con nosotros.

¿Quién es Santa Berta?

biografia de santa berta

Santa Berta es conocida como la “Patrona de Cavriglia”. Fue una monja entregada al monasterio; una escuela de servicio a Dios.  Se nombró Madre superiora o abadesa del primer convento de Vallombrosan en el que se convirtió en maestra de muchas muchachas que querían comenzar una vida religiosa y dedicarse al servicio a Dios.

Nuestra amada abadesa, en vida fue una mujer correcta que luchó siempre por enseñar el camino de la verdad de una manera agradable y sincera, por lo que aun antes de partir a los cielos, fue venerada por sus discípulas.  El pueblo la proclamó como Santa inmediatamente después de morir, y gracias a eso actualmente es venerada.

Historia, vida y biografía de Santa Berta

Santa Berta nació en el año 1106 en Vernio. A los 25 años, durante el año 1131 su única hija abandonó todas las riquezas y entró en el claustro entre las monjas benedictinas de Santa Felicita.  Una decisión valiente y difícil para quienes conocían cuál era la Regla de San Benito y qué implicaba estar allí.

Eligió el monasterio, que era para ese momento la escuela del servicio del Señor, la cual se basaba fielmente en el amor a Dios (nuestro Creador) y al prójimo. En 1143 tenía 37 años cuando el Abad General de Vallombrosa le dio un encargo importante: la nombró abadesa del primer monasterio femenino de Vallombrosan.

Ella, una monja benedictina, que había abrazado la reforma de Vallombrosan para vivir bajo el rigor “una espiritualidad redescubierta y profunda”, logró convertirse en maestra y guía de muchas hermanas que le conocían y seguían su ejemplo de caridad, honestidad y lucha por el cumplimiento del mandato divino que significaba lo más importante en su vida.  

Caída del monasterio

El monasterio de Cavriglia era pobre, pero en poco tiempo la pobreza se vio envuelto en una privación extrema. Al suceder esto, la mayoría de las monjas (quizás por no tener una vocación tan marcada o por no contar con la fe o la paciencia suficiente para soportar las carencias que las aquejaban) la abandonaron por irse a otros monasterios donde encontrarían una mejor protección y abastecimiento terrenal.

Grande fue el dolor de la abadesa Berta por haberse quedadocon tres monjas solamente. Pero los activos del monasterio ni siquiera eran suficientes para mantener a esa pequeña comunidad. Así, después de cinco años, el monasterio se cerró y Berta fue enviada como abadesa a Mantignano, donde permaneció durante 42 años hasta que fue el momento de marcharse.

A la edad de 84 años, en 1190, con algunas monjas a su disposición, regresó como abadesa al monasterio de Cavriglia, y después de haberlo reparado comenzó alegremente su vida normal aunque allí reinara la pobreza total. Pronto se difundió la noticia de su regreso y muchos jóvenes y monjas acudieron en masa, atraídos por esa vida auténticamente evangélica que proclamaba con tanta entereza.

Muerte y veneración

Murió después de siete años el 6 de abril de 1197. Mientras estuvo viva, sus hermanas y poblaciones vecinas tuvieron una veneración muy especial hacia ella. Tan pronto como murió fue inmediatamente proclamada santa por el pueblo y luego por la Iglesia.

La Municipalidad de Montaio, que entonces gobernaba estos lugares, la eligió como su patrona. Después de la constitución del Municipio de Cavriglia (1809), el 14 de mayo de 1814 la asamblea del Concejo Municipal la eligió también Patrona y desde ese momento todos la llevan en sus corazones.

En la actualidad, la estatua de Santa Berta, fue objeto de una significativa restauración por la Superintendencia de Bellas Artes y ha vuelto a Cavriglia después de 8 años. Al finalizar la larga y atendida reparación, la estatua se volvió a colocar en el interior de la Iglesia de Santa María.

El comité para la restauración de “Santa Berta” en los últimos años ha hecho mucho por enaltecer la historia de la Patrona de Cavrigli desde su proclamación. La obra es el fiel retrato de la venerada. Aunque no se conoce aún el autor, según los supervisores de la restauración, el rostro y las manos de la estatua habían sido realizados en los moldes funerarios del Santo por Agnolo di Polo, Escultor renacentista italiano formado en el taller de Verrocchio.

La estatua fue colocada temporalmente en un pedestal junto al altar de la iglesia de Santa María a Monastero. Esto se hizo con la finalidad de no quitarlo de las miradas de los fieles y espectadores que desean admirar el retrato de Santa Berta “La Patrona de Cavriglia”.

Fecha festiva de Santa Berta

Todos los años, el día 11 de Mayo los feligreses se reúnen para venerar a Santa Berta “Patrona de Cavriglia”. Ese día se recuerdan sus enseñanzas y la marcada fortaleza que tuvo en vida para soportar momentos difíciles y esperar lo que Dios le tenía preparado para un futuro cercano o lejano.

Santa Berta fue un ejemplo durante toda su vida en la tierra para todos los que le conocían. Esta es la razón por la que desde sus principios era admirada y muy amada, es especial por sus alumnas, a quienes enseñaba acerca de las ordenanzas de Dios y cómo debían de ser cumplidas. Su religiosidad y fe la ayudaron a soportar las carencias por las que tuvo que pasar, las cuales contrarrestaba espiritualmente ofreciendo plegarias a Dios y esperando en él como sierva suya sin quejas ni reproches al altísimo.

A pesar de que su amado monasterio fue abandonado por las monjas que ella misma había educado y enseñado, no se dio por vencida y permaneció con su fe en alto. Por supuesto, la tristeza no faltó en ese momento porque sentía un gran aprecio por esa organización, pero supo que había un propósito en esto. Hoy, en lo alto, ella estará intercediendo por nosotros y dándonos fortaleza.