San Junípero Serra, historia, vida y fecha festiva

La historia de San junípero Serra es bastante extensa puesto que su viaje misionero fue bastante extenso. Gracias a él, y por supuesto, a Dios, muchas personas se convirtieron en seguidores de Cristo. No solo les reveló la palabra, sino también la manera de defenderse en la vida terrenal. Aquí te mostramos resumen muy completo de su vida, muerte y beatificación.

¿Quién es San Junípero Serra?

biografia de San Junípero Serra

San Junípero Serra (un amado y venerado fraile) fue y seguirá siendo un misionero de la obra de Dios. Nació entre cinco hijos, de los cuales era el tercero. Su familia se dedicaba a la agricultura por lo que usualmente realizaba labores relacionadas con el campo en su casa natal.

Luego de recibir educación se convirtió en maestro de filosofía y de Teología Escotista, pero estuvo la mayor parte de sus días llevando el evangelio, conjuntamente con su nobleza y calidad de servicio a distintos lugares recónditos donde muchos habían fracasado con sus misiones.

Historia, vida y biografía de San Junípero Serra

El nacimiento de San Junípero Serra tuvo lugar en Petra, el 24 de noviembre del año 1713. Nació en un pueblo donde convivían cultivadores, y sus progenitores fueron Margarita Ferrer y Antonio Serra, los cuales estuvieron de acuerdo en su butismo con que su nombre fuera Miguel José.

Sus padres no sabían leer ni escribir. Sin embargo, decidieron que su hijo recibiera educación, por lo que lo ingresaron a la escuela perteneciente al convento de San Bernardino que se encontraba en Petra. De allí, se trasladó al convento de San Francisco para ampliar sus estudios. Este quedaba ubicado en Palma de Mallorca.

A la edad de 16 años tomó la decisión de hacerse fraile y se le dio el nombre de Junípero. Su interés en adentrarse en el tema de la filosofía fue apoyado y motivado por Ramon Llull. Lo próximo en su vida fue dedicarse a enseñar sobre esta, ejerciendo su docencia en el periodo comprendido entre el 1740 y el 1743 en el monasterio de San Francisco. Después de esto estuvo en la universidad Luliana impartiendo la asignatura de Teología Escotista.

Apostolado

En compañía de su gran amigo Francisco Palou, el 13 de abril emprendió un viaje hacia Málaga y luego a Cali. No obstante, algunas demoras administrativas y personales hicieron que su viaje se retrasara por ocho largos meses. En el mismo año, partieron con unos franciscanos al virreinato de “Nueva España”, el cual luego se convertiría en el México actual.

Durante el viaje acordaron detenerse un momento en Puerto Rico, lo que les sirvió para emitir algunas prédicas a los nativos. Su travesía no fue nada fácil puesto que el barco estuvo a punto del naufragio, pero con la ayuda de dios lograron llegar a salvo al puerto de Veracruz el día 7 de diciembre del año 1749.

Algunos acompañantes siguieron el viaje a la ciudad utilizando carruajes, pero San Junípero Serra y un fiel andaluz tomaron la decisión de llevar a cabo el mismo a pie. Debieron recorrer una distancia de 500 kilómetros. Esto trajo como consecuencia dolores y molestias en una de las piernas, dolencia que estuvo luego padeciendo por el resto de sus días.

Su labor misionera tuvo un impulso la preparatoria misionera de San Fernando con ubicación en la Ciudad de México. En los primero seis meses, ya había recibido el grato consentimiento del virrey para dar inicio a la misión pautada para llevarse a cabo en Sierra Gorda, una zona montañosa donde muchos franciscanos no habían podido lograr nada.

Si bien, todas las misiones se enfrascaban en implantar el cristianismo, San Junípero Serra tomaba en cuenta también los medios con los que la gente podía subsistir en esa época, que principalmente eran la agricultura y la ganadería. Durante sus viajes misioneros, nuestro venerado también instruyó a los amerindios en diferentes tareas relacionadas con el saber y levanto algunas iglesias.

En California

En el año 1767, Carlos III estableció un decreto que decía que los jesuitas debían ser expulsados del territorio, lo que afectaba también al virreinato correspondiente a la Nueva España. Esta decisión se tomó debido a que había sospechas de que los religiosos buscaban meterse con los asuntos del Estado.  

Los jesuitas que estaban encargados de la población integrada por indígenas y de los europeos, fueron suplantados por dieciséis (16) misioneros franciscanos dirigidos por San Junípero Serra. Luego de esto, específicamente el 14 de julio del año 1767 la comitiva partió de Ciudad de México para embarcarse en el puerto de San Blas teniendo en mente como destino la península ubicada en la Baja California.

Una vez llegada la comitiva a su destino, decidieron continuar su recorrido en la Alta california para hacer llegar el mensaje a los indígenas. Además, San Junípero Serra les mostró la manera como se debía cultivar y les enseñó a hacer diferentes artesanías. En este momento, esta población no tenía idea de lo que significaba la agricultura, por lo cual, solamente comían bellotas, raíces silvestres y se dedicaban a la pesca y la caza.  

Muerte y beatificación

San Junípero Serra falleció en Monterrey el día 28 de Agosto del año 1784. Fue beatificado el 14 de septiembre del año 1987 por Juan Pablo II, después de haber tenido un tiempo de encuentros con los grupos de indios que residían en Phoenix en Arizona, en los cuales se alababan sus esfuerzos por brindarles protección a este grupo. Desde este momento es ampliamente venerado por estos y otros creyentes a los que educó en la fe.

Fecha festiva de San Junípero Serra

Cada año, el 28 de agosto los devotos de San Junípero Serra se reúnen para conmemorar los años de este fiel misionero del Creador. Es venerado y respetado por la iglesia católica como un Santo y una persona que supo llevar el mensaje de Dios hasta los lugares más difíciles del mundo.

Personas como San Junípero Serra son los que se necesitan en el cristianismo, para que el mismo sea impulsado cada vez más. Estos son los verdaderos hombres valientes de los que hablan las escrituras; personas que dejen el miedo a un lado para cumplir la obra de Dios. Además de un fiel intercesor, debemos tomarlo como un ejemplo muy valioso para el crecimiento de nuestra vida espiritual.