San Felipe Neri, historia, vida y fecha festiva

San Felipe Neri; “Patrón de los humoristas y educadores” fue una persona entregada a la vida religiosa. Tanto dentro de la iglesia como fuera de esta, demostró ser un hombre muy bondadoso que se preocupaba por los necesitados. Aquí te mostramos detalles muy completos acerca de su vida secular, apostolado, muerte y beatificación.

¿Quién es San Felipe Neri?

biografia de San Felipe Neri

San Felipe Neri es considerado el “Patrón de humoristas y educadores” puesto que gran parte de su vida estuvo impartiendo educación. Aquellos que tuvieron la oportunidad de recibir la enseñanza de su mano, lo apreciaban en gran manera por ser una persona bondadosa, paciente y muy sabia pero también simpática. También se conoce como “Apóstol de Roma” debido a su apostolado en ese territorio.

Siempre se caracterizó por ser alguien caritativo y preocupado por los más necesitados. De hecho, también solía visitar enfermos y personas abandonadas en los hospitales. También impartía clases de catecismo a los niños y en repetidas oportunidades, ayudó a personas que tenían el deseo de renovar su vida, a realizar una visita a los 7 templos de Roma en una sagrada procesión y detenerse a meditar y a orar.

Historia, vida y biografía de San Felipe Neri

El nacimiento de San Felipe Neri tuvo lugar el 21 de julio del año 1515. Su padre llevaba por nombre Francisco, y su madre, quien falleció cuando el mismo era tan solo un niño, se llamaba Lucrecia. Sus padres tuvieron 4 hijos; dos hembras que eran menores que nuestro venerado y otro varón que murió a una edad muy temprana.

La educación inicial de San Felipe Neri fue impartida por los frailes que residían en Monasterio de San Marcos ubicado en Florencia. Los próximos pasos estuvieron relacionados con adquirir la preparación adecuada en humanidades, área en la que obtuvo titulación. Cuando cumplió dieciséis años, lo enviaron a colaborar con los negocios de un familiar primo paterno en San Germano.

De manera muy frecuente, asistía a una capilla en la montaña, la misma era propiedad de los benedictinos de Montecasino. Fue en ese lugar donde San Felipe Neri se enamoró más de su vocación y decidió concretarla. Luego de esto, se retiró a Roma para dar comienzo a muchas otras obras relacionadas con su fe cristiana.

Vida en Roma

Estando en Roma, se hizo amigo de Galiotto Caccia, quien era aduanero. Esta amistad le fue en gran manera útil, ya que esta persona le ofreció alojamiento y comida a cambio de que se encargara de educar a sus dos hijos. Se dedicó a cumplir el deseo de este hombre, y a la vez, realizó estudios relacionados con la teología y la filosofía (las dos carreras en diferentes escuelas). Durante este tiempo también escribió la mayor parte de su repertorio de poesías.

En este país, San Felipe Neri también se topó con que el cristianismo estaba decayendo un poco, de hecho, algunas iglesias celebraban la misa esporádicas veces y existía mucha corrupción dentro del clero, además de un notable descuido de los fieles. Su misión en ese territorio parecía apuntar hacia la recuperación de la fe cristiana, es decir, debía reevangelizar en ese territorio.

Dio inicio a su actividad misionera dirigiéndose a la gente en espacios externos como plazas, mercados y hospitales. Durante el proceso, logró que muchas personas se unieran a su causa. Alrededor del año 1544, se hizo amigo de San Ignacio de Loyola y se unió al mismo para evangelizar en toda Asia, sin embargo, desistió y decidió continuar con su labor en Roma, comenzando lo que luego de algún tiempo se convirtió en la llamada “Hermandad del Pequeño Oratorio”.

Sacerdocio

En el año 1551, específicamente el 23 de mayo, fue ingresado en el sacerdocio porque Persiano Rosa así lo había ordenado. Luego fue a establecerse en San Jerónimo de la Caridad, lugar en el que existía una regla de oro; permanecer demostrando caridad para con sus hermanos en cualquier circunstancia.

En 1559, San Felipe Neri, comenzó, en compañía de otros religiosos, visitas a las Siete Iglesias. Esto causó descontento en algunas personas, lo que ocasionó que comenzaran a sufrir persecuciones de opositores que alegaban que este grupo estaba buscando formar nuevas sectas. Estas asechanzas fueron cortas pero sumamente agudas.

Debido a las habladurías y el apogeo que lo que anteriormente explicado provocó, fue convocado por el cardenal vicario, reprendido y despedido. Sin embargo, dos semanas después quedó legalmente comprobada su inocencia.  En el año 1562, aceptó ser oficialmente párroco del templo “San Giovanni dei Fiorentini”.

Muerte y beatificación

San Felipe Neri pasó sus últimos años sufriendo enfermedad tras enfermedad, pues se recuperaba y volvía a enfermar con mucha frecuencia. El día 12 de mayo del año 1595 fue colocado en extremaunción por el cardenal César Baronio, quien era su sucesor en autoridad. El 26 de mayo falleció, teniendo una edad de 79 años.

Su beatificación fue lograda en el año 1615 y la realizó Pablo V. Por otro lado, fue canonizado en el año 1622 por Gregorio XV. Por otro lado, su cuerpo es conservado en la Chiesa Nuova, bajo un duplicado de una pintura realizada por Guido Reni que ilustraba la aparición que la Virgen María le hizo en 1594.

Fecha festiva de San felipe Neri

El 26 de mayo, muchos de los feligreses que le rinden cultos a San Felipe Neri se reúnen en santa paz y una agradable armonía para conmemorar ese día en el que nuestro venerado partió para irse a realizar una nueva misión; interceder ante nuestro Señor por todos los que aún permanecemos en la tierra. Podemos estar seguros de que aunque haya necesidad, habrá alguien en lo alto que estará prestándonos su ayuda divina.

San Felipe Neri fue un hombre muy religioso que estuvo la mayor parte de su vida al servicio de Dios. Desde muy joven comenzó a enseñar y a hacer obras caritativas a los pobres. Nuestro Santo nunca tuvo otro interés al ayudar a las personas que el de hacer conocer a Dios a través de su forma de actuar y su amor para con los demás. Actualmente se encuentra en presencia de Dios e intercede por nosotros.